jueves, 7 de marzo de 2013

La potencia sin control...

El eslogan de aquella campaña de marketing de hace más de una década podría estar fácilmente refiriéndose a las redes sociales vigentes en el 2013. Tomen nota: Facebook empieza a mostrar los primeros síntomas de debilitamiento entre aquellos que consiguieron encumbrarla la top ten de las redes sociales: los jóvenes. ¿Qué ha pasado, cómo ha ocurrido esta transición del amor a la desidia?.
Facebook proliferó entre un público joven deseoso de irrumpir en la actividad de las emergentes redes sociales, con un acceso fácil a la red, sin ninguna limitación y donde la cantidad primaba sobre la calidad. Cada usuario acumulo una ristra de contactos: amigos, amigos de amigos, conocidos del primo de un amigo, colegas del equipo de fútbol del novio de la prima del vecino del amigo de un amigo... Pero todo aquello no tenia una finalidad concreta, mas allá de la novedad y de destripar las fotos y comentarios del muro de todos los "amigos".

Pero las novedades se convierten en rutina con la costumbre, y el gestionar tanta información requiere de mucho tiempo. Y el tiempo es muy valioso como para desperdiciarlo en asuntos que no aportan valor a la vida, por mucho que se tengan 18 años.

No pretendo con todo esto hacer una critica a Faceebook ni mucho menos, considero que es una herramienta de comunicación muy potente y con muchas utilidades a nivel tanto personal como institucional, incluída la formacion. Pretendo tan sólo hacer un acto de reflexión acerca de como las redes sociales, la Web 2.0 y las Tic's en general se han adherido a nuestro día a día y como se pueden convertir de útiles a ineficientes sólo por no saber manejarlas.

Ahora mismo la red arroja multitud de información y existen cientos de herramientas que pueden utilizarse para comunicarse, para establecer redes profesionales, para enseñar, para dotar a cualquier contenido de interactividad ... y casi todas ellas son gratuitas. Pero no comentamos el error de querer utilizarlas todas a la vez sin habernos preguntando previamente para qué las necesitamos o qué buscamos al utilizarlas. 

Cualquier acto tiene su intencionalidad y también debe tenerlo el utilizar una red social y no otra, o una herramienta para presentación de contenidos en vez de otra. La web 2.0 y todo su entramado social abren muchas puertas, pero hay que saber a dónde dirigirse.
Aquí dejo la noticia al completo para que podáis consultarla:

http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2013/03/04/actualidad/1362423336_042125.html



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...