martes, 23 de septiembre de 2014

MOOCs: Aquí y ahora

Que los MOOCs han supuesto una revolución en los paradigmas educativos y en el panorama del aprendizaje es indudable. Si además los encuadramos en las políticas de empleo, nos encontramos con que el Consejo Europeo de Lisboa en el año 2000 estableció que “el aprendizaje a lo largo de la vida es un componente básico del modelo social europeo y una prioridad fundamental de la Estrategia Europea de Empleo”.

Queda demostrado entonces su valor para contribuir a ese aprendizaje a lo largo de la vida, donde nosotros mismos somos responsables de los atajos que queremos tomar y de lo lejos que queremos llegar.

¿Qué son los MOOCs? Veamos el siguiente vídeo donde he querido hacer una breve aproximación a estos cursos masivos:


video

Más allá de volver reincidir sobre análisis y descripciones de las características de los MOOCs y de sus ventajas e inconvenientes, me gustaría en este post hacer referencia a dos noticias recientes que afectan al futuro de estos cursos masivos. 

Por un parte, recientemente el grupo de MIT del Laboratorio de Inteligencia Artificial y Ciencias de la Computación
 ha publicado un estudio en el que analiza los factores que pueden contribuir a diseñar una formación eLearning más eficiente, lo que afecta directamente al diseño de los MOOCs. Podemos resumir que los factores más influyentes son los siguientes:
  • Los vídeos son más efectivos que las presentaciones planas.
  • A partir de los 6 minutos empieza a decaer la atención de alumnos en los vídeos.
  • Cuanto mayor es el dinamismo visual de la presentación de los contenidos, mayor es la atención de los alumnos.
  • El ritmo del orador y/o audio debe ser fluido, enfático y entusiasta, pero se deben programar pausas para remarcar ideas o cambios de aspectos, dando tiempo a que el alumno vaya asimilando los conceptos.
  • Los escenarios más informales causan mayor impacto que los escenarios que se asemejan a entornos formales de trabajo.
Estos elementos parecen dejar claro que el tiempo de las presentaciones planas ha quedado atrás, y que el alumno de hoy demanda interactividad, lo cual se traduce no sólo en unos formatos pedagógicos más visuales y prácticos, sino también en la incorporación del audio como elemento fundamental para una mayor eficacia en la fijación de los contenidos.

El alumno MOOC rehuye del aprendizaje tradicional y de las viejas fórmulas que organizan el conocimiento en torno a la lectura. El alumno MOOC quiere construir su entorno de aprendizaje mediante la visualización y la audición. El alumno MOOC quiere un entorno virtual lo más parecido posible a una clase presencial individualizada donde hay una persona que le habla a él.

Pero por otra parte, la segunda noticia nos deja más intranquilos (o a mí, por lo menos) respecto a la viabilidad de este sistema abierto y masivo de aprendizaje. El caso es que la gratuidad de los MOOC empieza a peligrar. El sistema por el que se crean estos cursos gratuitos no parece ni rentable ni sostenible, lo que ha reabierto el debate de la vinculación entre el compromiso del alumno con la formación y el pago de la misma.

Esta postura es defendida por algunos de los profesores de Stanford, que son los mayores contribuidores a los cursos MOOCs de las plataformas Coursera y Audacity.

Como hemos visto en la imagen anterior, los MOOCs se nutren de fondos de Universidades, de aportaciones de Fundaciones, de capital riesgo, etc... Si este capital es insuficiente, quizás la alternativa será buscar nuevas fuentes de ingresos. Por ejemplo, y como bien se comentaba en un grupo de discusión de Linkedin, se podría optar por incluir publicidad en los cursos, como ya se hace en muchos servicios freemium de negocios mundialmente conocidos.

media naranjaPero el discurso de los profesionales de Standford también pasa por la siguiente premisa, que algunos no compartimos ni tenemos tan clara: la formación de pago facilita una mayor implicación del alumno y consigue unas mayores tasas de finalización del curso, además de disminuir el número de inscritos en la misma.

Pero... ¿mayor porcentaje de finalización del curso significa una mayor eficacia y calidad de la formación impartida? ¿Acabo el curso por qué me está permitiendo obtener nuevos conocimientos o habilidades, o por qué ya lo he pagado?.

Como digo, el debate vuelve con fuerza, si bien es cierto que nunca se ha cerrado.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...